Salvemos Sanxenxo

15 junho 2006

Artigos e opinión


  • LOS GALLEGOS, HARTOS DE TANTA CORRUPCIÓN URBANÍSTICA

Según el censo de viviendas de 2001, Galicia contaba 1.308.363 viviendas familiares, el 6,2% de España. De ellas, estaban vacías, 229.360, el 7,3% del total nacional, tanto como una vivienda sin ocupar por cada 12 habitantes. En resumen, al entrar en 2001, el 17,5% de las viviendas familiares gallegas estában vacías. Si se pudiesen ocupar, Galicia podría acoger unos 680.000 habitantes más. Claro que no es fácil ocupar todas las viviendas vacías, pero sí las más, ya que están situadas en los grandes municipios, donde está la necesidad y la demanda. ¿Cuántas viviendas permanecen en la bolsa de los especuladores? Y, sin embargo, en este país que se lloriquea por tantas cosas, nadie pide un plan para habilitar el mayor número de viviendas posibles. Incluso las hermosas casas de arquitectura popular totalmente abandonadas a lo largo y ancho de nuestro mundo rural merecerían un poco de atención en una nación que tiene en su Constitución que "todos tienen el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber de conservarlo". Esas casas abandonadas que resisten Hortensias y Gordons también forman parte del medio ambiente.

La realidad del padrón nos dice que entre 2000 y 2005 la población gallega aumentó en 30.298 habitantes, el 1,1% en cinco años, mientras que España registró el 8,9%. El mayor incremento de población correpondió a la provincia de Pontevedra con el 2,8%, pues las provincias de Lugo y Ourense perdieron habitantes. El aumento registrado en la provincia coruñesa fue del 1,6%. En crecimiento de población destaca Vigo, con el 31,9% del aumento provincial y el 25,5 de Galicia en el período.

España censaba en 2001 un total de 20.946.554 viviendas familiares, de las cuales 3.106.422 estaban vacías, el 14,8%. La media de habitantes por vivienda ocupada era en España de 2,2, mientras en Galicia ascendía a 2,5 personas. En 2003, en España, se inició la construcción de 622.185 viviendas y fueron 506.349 las terminadas. La participacion de Galicia fue de 37.201 iniciadas, el 5,9%, y 27.937 las terminadas, el 5,5%. Al año siguiente las cifras de España crecieron hasta 691.026 iniciadas y 565.933 terminadas, pero Galicia retrocedió, no obstante, se iniciaron 34.916, el 5%, y se terminaron 26.621 viviendas, el 4,7% del total nacional.

Al escaso crecimiento de población gallega le sigue una impresionante furia constructora con constantes aumentos de precio. Entre 2001 y 2005 se construyeron en Galicia 141.439 viviendas de nueva planta y se han rehabilitado 5.382. En las estadísticas no aparece el número de las viviendas terminadas y vendidas en ese período, pero son muchas las que esperan por comprador, pues los aspirantes a propietarios no se pueden dedicir por la carestía de los pisos. El crecimiento demográfico, sin embargo, es muy inferior al número de viviendas construídas. Entre 2001 y 2005 el censo gallego registró un crecimiento de 30.298 personas, mientras que el parque de viviendas aumentó en 146.823 unidades, esto es, 4,8 viviendas por cada nuevo empadronado. Ocurre que en Galicia más del 60% de los municipios no han actualizado el catastro desde hace más de una década. Salvo raras excepciones, muchos municipios gallegos cobran los IBI más bajos de España. Se sospecha que hay pisos que no figuran en el catastro o que aparecen con bajos valores catastrales. Galicia tiene ayuntamientos pobres, pero tiene políticos que se han enriquecido propiciando recalificaciones o formando parte de tramas que unos a otros se venden ladrillos, hierro, aluminio, pavimentos, cemento, etc. Y si hay que despistar, por materiales servidos aquí por empresas de aquí, factura una empresa de Portugal. Aquí hay protección encubierrta para construir casas a bajo coste para vender a precio de oro.

La vivienda en Galicia es cara. La culpa se carga al precio del suelo.Y digan lo que digan los promotores, el suelo en primera venta es muy barato. Hay promotores, especuladores o como quieran llamarle, que llevan años acaparando suelo rural y a esperar. Con leyes del suelo a favor, con ayuntamientos que se prestan a recalificaciones super ventajosas a cambio de "esmolas" (¡Ja,ja,ja!) para sus políticos, los beneficios desorbitados están garantizados. El suelo urbanizado es caro, sobre todo en el centro de las ciudades, pero ¿no amortizan con la venta o alquiler de los bajos comerciales el coste del suelo? ¿Cuánto beneficio obtienen al vender los pisos a 2.000 o 2.700 euros metro cuadrado útil? Entre las mayores fortunas del país, figuran promotores de viviendas. Por algo será. La vivienda es un grandísimo negocio. Incluso el mercadeo del suelo. Así hay promotores que en vez de construir, venden los terrenos. En algunos ayuntamientos de la provincia de Pontevedra hay multitud de espacios comprados a perra chica, convertidos por el arte de la recalificación que otorgan las mayorías absolutas en SUP y PERI, donde sin poner un ladrillo ya suman beneficios multimillonarios. No es ningún secreto. Dice la Constitución que "todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación". Pero los poderes públicos hacen la vista gorda o miran hacia otro lado. Y ahora se anuncia que la Guardia Civil creará a finales de 2007 un equipo especializado para perseguir los delitos urbanísticos y contra la ordenación del territorio y hasta investigará el patrimonio de quienes pudieron enriquecerse con prácticas ilícitas. ¡Cuán largo me lo fiáis! Si se va a crear ese equipo, es porque hay donde escudriñar. El caso de Marbella parece que no es suficiente. La vox populi hace años que propaga las mil y una corrupción urbanísticas que se dan en Galicia, pero, ¡qué casualidad!, estas fundadas noticias no acaban de llegar a los oídos de las autoridades, que tienen la obligación de perseguir los delitos. La corrupción urbanística es vieja. Casi debe tener derecho a percibir el subsidio de vejez. No hace muchos meses que el fiscal Anticorrupción aseguró que en la trama de corrupción destapada en Marbella ha habido un "deficiente control administrativo y judicial", ya que era vox populi que en esta ciudad de la Costa del Sol "había un sustrato sospechoso como mínimo". España está llena de "Marbellas". Hace años que está descrito en libros, como los de Alejandro Nieto. Pero hasta dentro de un año, en Galicia al menos, no comenzará la Guardia Civil a perseguir los delitos urbanísticos. ¿Habrá algo que le venga como anillo al dedo al Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) que volcarse en perseguir viejos delitos urbanísticos? Evitar que se estafe a aquellos que buscan una vivienda digna y adecuada es también proteger la Naturaleza.

Si ustedes navegan un rato por Internet se darán cuenta de que los gallegos están hartos de tanta corrupción urbanística. Pero hay también bastantes gallegos que nos quieren hacer comulgar con ruedas de molino.

José Martínez Couselo

http://acentogallego.typepad.com/

Etiquetas: ,

0 Comentários:

Enviar um comentário

Subscrever Enviar comentários [Atom]



<< Página inicial