Salvemos Sanxenxo

06 julho 2007

XXII Congreso de Jueces para la Democracia

EL URBANISMO EN LAS RÍAS BAIXAS DE GALICIA.SANXENXO COMO PARADIGMÁTICO EJEMPLO ENTRE EL FEÍSMO Y LA IMPUNIDAD

Antonio Castro Martínez.
Victoriano Andrés Otero Iglesias
Salamanca, 21/06/2007

III. A desfeita [el desastre]: En Sanxenxo se vende todo.

(Este apartado esta íntegramente redactado por Victoriano A. Otero Iglesias)

“”Borró el asfalto de una manotada el viejo barrio que me vio nacer””

(Tango. Popular)

A modo de introducción, relacionada con el tema de mi intervención, traigo a colación el fragmento de una conversación que mantuve con un amigo de mi pueblo, autor de un libro titulado “Albores de Sanxenxo”, cuando le inquiría acerca de su confección: Para mí, me dijo,

lo más difícil en estas tareas es arrancarle al papel los dos primeros renglones, a partir de ahí no tengo problema, pero con este lo tuve crudo. Difícil, porque ya con la maqueta del libro en la mano, con sus fotografías y parte gráfica distribuida a lo largo de cada folio, no acertaba con el texto de esos dos primeros renglones que me darían el pistoletazo de salida. En esto que pasa por mi despacho el compañero Manolo, quien silenciosamente observa cada una de las fotografías y, como buen músico que es, sin comentario alguno, entona a media voz aque tango popular. Con tal estrofa, no sólo me dio la introducción del libro, sino que, de ser rigurosos con lo reflejado en las viejas estampas y la realidad fáctica, poco más había que decir. El libro quedaba escrito. No más texto ¿para qué...?.

Borró el asfalto de una manotada el viejo barrio que me vio nacer: así de trágico es lo que sucedió con aquel apacible pueblo de pescadores, capitalidad de la Jurisdicción de La Lanzada en el antiguo régimen, abolido por la constitución liberal de 1812. En él se asentaba una nobleza de segundo orden que, en consonancia con su destacado estatus social y económico, moraba en casas solariegas que le dieron a la Villa un encanto especial y una armonía constructiva digna de encomio.
La realidad de lo acontecido en mi pueblo desborda con mucho el más agorero presagio que cualquier iluminado futurólogo pudiera predecir en el año 1960. Años más tarde, como decimos por aquellos lares, comenzó
“”a desfeita””.
Creo que merece la pena retrasar el relato cronológico de esa “desfeita”y anticipar que el aludido pueblo no existe como tal. En el año 1995 firmé un artículo en el libreto del programa de las fiestas, que titulaba
Retallos de Historia Sanxenxina (en branco e preto), y en él hacia una agria denuncia de la desaparición del pueblo de Sanxenxo. Cuando hacía referencia a un programa televisivo –Galicia para el Mundo-, decía: “”Aquí no quedó piedra sobre piedra,y así, la patética imagen que se dio de Sanxenxo al resto del mundo, fue un
conglomerado macarrónico de lo que el pueblo se vino convirtiendo a lo largo de las últimas décadas””

En el Libro Registro de Edificios y Solares de la Villa de Sanxenxo,confeccionado en el año 1930, se describen una por una todas las construcciones existentes en aquella época. Libro que se vino actualizando a lo largo de las décadas de los años cuarenta, cincuenta y sesenta. En él comprobamos que hasta 1960 ninguna casa de la Villa supera las dos alturas incluida la planta baja, o sea, casas de planta baja y piso.

En el año 1957 la Diputación Provincial de Pontevedra encarga al Ingeniero Jefe de Vías y Obras la redacción de un Plano de Ordenación yEnsanche de la Villa de Sanxenxo, que con soporte en la Ley del Suelo de 12
de Mayo de 1956, es aprobado definitivamente en 24 de Septiembre de 1959.
A partir de dicha fecha Sanxenxo se incorpora a los contados municipios de la Provincia que disponen de un documento legal y válido para regular el urbanismo, junto con los de Pontevedra, Vigo y Vilagarcía.
Dicho Plano de Ordenación, aun cuando como en todo documento de planeamiento se ve de forma palpable la mano de los que en aquel momento ostentaban el poder decisorio e intereses urbanísticos en la Villa, sí contenía
las directrices básicas y cumplía los fundamentos filosóficos de su confección:“Ordenación y Ensanche”. Ordenación, por cuanto ordenaba, preservaba y conservaba el patrimonio urbanístico existente y por otra parte establecía el futuro desarrollo en la llamada zona de ensanche. Con la particularidad de que en esta zona a ensanchar se establecía una ordenación constructiva de “Ciudad Jardín”. El Plano de Ordenación comentado reguló la construcción urbana impidiendo cualquier clase de desmán urbanístico a lo largo de su vigencia, esto es, diez años.
En Septiembre de 1969 la Corporación Municipal tiene que acordar la prórroga de la vigencia de dicho Plano por otros diez años. Los planteamientos de los poderes fácticos con intereses en la Villa, han cambiado radicalmente.
Ya no es rentable mantener la imagen de aquel pueblo bucólico, de ensueño.
Los propietarios de los chalets de planta baja con amplios jardines, una vez pasada la época romántica que urbanísticamente se inició en los años veinte y se prolongó hasta entrados los setenta, deciden
monetarizar las plusvalías del suelo, y para ello recurren al eufemismo de que no es justo que la belleza de la
Playa de Silgar sea disfrutada por unos pocos que impidan el disfrute de las bellezas naturales al resto de los admiradores de la Villa de Sanxenxo, que de esta manera no tienen la oportunidad de adquirir una segunda residencia como sería su deseo. Hay que
socializar el suelo dando mayor oportunidad a todos
los ciudadanos que cuenten con recursos para ello.
Lo que en principio debería ser acuerdo de prórroga del armónico Plano de Ordenación y Ensanche de la Villa se convirtió en una profunda y radical modificación del mismo. Ese día la Corporación Municipal de Sanxenxo firmó el epitafio urbanístico de la Villa. Los chalets y sus jardines fueron puestos en venta por sus propietarios que no pudieron ni quisieron resistir las tentadoras ofertas de los promotores, que a su vez salían al mercado inmobiliario con el eslogan cierto y real que
“en Sanxenxo se vende todo”, y a qué precio (por lo
regular a más del doble que en los demás pueblos limítrofes y aún hoy se mantiene esta diferencia). Los chalets y jardines de antaño fueron sustituidos por bloques de pisos en edificación cerrada. Los propietarios de casas en el casco urbano se afanaron por imitar a los de otras zonas y apelando a la famosa y galaica frase de Iglesias Corral,
“”aquí pasou o que pasou”.

  • La década ignominiosa

Cometido el disparate, nos disponemos a vivir la década ignominiosa (1970-1980), en donde las atrocidades se siguieron unas a otras sin medios legales para evitarlas, y cuando se intentó otros estamentos lo permitieron
Viendo la que se venía encima, desde la propia Corporación se trató de poner freno al vertiginoso ritmo de destrucción a que se sometió el casco urbano de la villa de Sanxenxo y las imitaciones que para mal copiaban los propietarios de la Villa de Portonovo y del resto del Municipio.

Nadie dudaba que la redacción de un Plan General era el documento salvador de tanta barbarie. Aprovechando también que las arcas Municipales estaban repletas por la venta de terrenos municipales en A Lanzada, en el año1974 se procede a la contratación de los trabajos de un Plan General, que fue
adjudicado a un joven equipo de técnicos de Madrid, que realizaron la primera fase del trabajo con profesional minuciosidad y presentaron el proyecto “Avance”, que contenía un diagnóstico certero para la futura planificación municipal. Tan certera y minuciosa que asustó a los pusilánimes ediles, que para poder ostentar el cargo, como única cualidad, tenían como exigencia en aquel tiempo “ser personas de reconocido prestigio social y probidad demostrada”. En el digital nombramiento no se le exigía ninguna cualidad ni preparación intelectual. Con ser buena persona bastaba. O sea, que no contradijera al Alcalde, que dijera sí a todo. Aún años más tarde y por bastante tiempo, se permitió que la Presidencia de la Comisión Municipal de Urbanismo
la ostentara un herrero, eso sí, muy buena persona.

El tan ansiado Plan General quedó aparcado, pero no los problemas de la planificación destructiva, y acto seguido se iniciaron los trámites para la redacción de unas Normas Subsidiarias de Planeamiento que una vez
contratadas sufrieron el mismo destino que el aludido Plan General, o sea.
“Avance” presentado, y a la papelera. Nadie se atrevió a ponerle el cascabel al gato. En la Villa de Sanxenxo se hacía valer la vigencia del Plano de Ordenación y Ensanche y en el resto del municipio se aplicaba la Ley sobre Régimen del Suelo y Ordenación Urbana, de 9 de abril de 1976 y sus reglamentos de planeamiento, disciplina y gestión urbanística.
El traspaso a la Comunidad Autónoma Gallega de las competencias del Estado en materia urbanística, obliga a ésta a promulgar su propia Ley del Suelo –la Ley 11/1985, de 22 de Agosto, de Adaptación de la Lei do Solo de Galicia-.

En 29 de Enero de 1990 se aprueban unas elaboradas Normas Subsidiarias de Ordenación del Municipio de Sanxenxo, documento que consideramos vino a poner un poco de orden donde no lo había. Con respecto

al casco urbano de la Villa, tuvo como valores muy positivos el declarar la

Península del Vicaño como Zona Verde, crear otras nuevas, ampliar anchos de

calles y, la más importante dejar amplias bolsas de suelo de la Villa en la Zona

del Vicaño, Carretera de Circunvalación a Portonovo, Zona de Sanxenxo-

Padriñán, Carabuxeira, como suelo No Urbano y sí como Urbanizable. Lo de

urbanizable era un subterfugio intencionado, tanto de los redactores del

Planeamiento como de los representantes políticos, por cuanto al tener que

desarrollar amplias extensiones territoriales en una sola unidad urbanística era

prácticamente imposible su desarrollo, con lo cual el objetivo previsto de

retrasar la masificación urbanística de la villa se consiguió. Trece años después

cuando se aprobó el Plan General, ninguno de esos SAU se había

desarrollado. No menos importante fue la regulación de la zona de Miraflores

como expansión del casco urbano y el terreno allí obtenido gratuitamente para

equipamientos públicos. Las Normas, por otra parte, establecieron la

clasificación del suelo urbano en varios sectores, con ordenanzas constructivas

que no permitían, en su mayoría, el aprovechamiento íntegro del solar,

obligando a los propietarios a la entrega de terrenos para equipamientos

públicos o, en su caso, para ampliar los espacios de la vía pública, como de los

convenios suscritos con los propietarios de los pocos chalets que permanecían

en pie en el Paseo de la Playa de Silgar.

Si extendemos la bonanza de la planificación de las Normas Subsidiarias

a otras zonas del municipio, vemos como se respetaron las Puntas y Suelos

que pedían a gritos su preservación de la desaforada avalancha constructiva

imperante, y así, zonas como las Puntas de Festíñanzo, Seame, Cabicastro,

Montalvo, Faxilda, etc., y entornos como los de las playas de Area de Agra,

Areas, Canelas, Montalvo, Bascuas, Major, etc., se clasificaron como Suelos de

Especial Protección de Costas y Forestales, así como grandes zonas de

Protecciones Agrícola y Forestal del interior, para preservar la armonía de

aquella perfecta simbiosis de mar y campo que se daba en el Municipio.

El Plan General aprobado que vino a sustituir a las Normas, no resiste el

mínimo análisis comparativo. Podemos resumir su contenido en que no está

diseñado para conservar y sí para construir. Los treinta Suelos Urbanizables

parten de un pacto con cada propietario, con lo cual la garantía de su inmediata

ejecución estaba ya garantizada, y prueba de ello es que ya se han

desarrollado o están en vías de desarrollo más de veinte, a los que hay que

añadir los suelos urbanos clasificados para desarrollar como Planes Especiales

de Reforma Interior. Al ritmo constructivo impuesto, se podrá dar la

circunstancia de que el Plan General originalmente diseñado para desarrollar

en veinticinco años, agote el suelo constructivo y sus determinaciones antes de

los ocho. ¿Qué pasará después?.

Vamos ahora a tratar de contestar una serie de preguntas a modo de

diagnóstico sobre las causas que han incidido en la desaparición del

entramado urbano tradicional de la Villa de Sanxenxo y su conversión en lo que

mi citado amigo denominaba “macarrónico conglomerado de cemento”.

El ‘efecto Benidorm’

A principios de los años sesenta del pasado siglo, los noticiarios del

NODO y la incipiente Televisión Estatal, ensalzaban machaconamente los

progresos de la España turística. La propaganda oficial vendía en el extranjero

la bonanza del clima español, su gastronomía, folklore, paisaje, los 25 años de

Paz..... Las zonas costeras catalanas, levantinas y andaluzas pasaron a

acuñarse “Costa Brava”, “Costa de Azahar”, “Costa del Sol”, “Costa de la

Luz”.... El exponente máximo del llamado milagro económico español “alter

turismo” fue el Alcalde de la levantina villa de Benidorm el Sr. Zaragoza, que

pasó a disponer de más predicamento político que la mayoría de los Ministros

del Gobierno, ocupando destacados lugares en los medios de comunicación y

patente de corso a la hora de conceder licencias para edificios de

apartamentos y hoteles. Los medios de comunicación celebraban la

inauguración de cada nuevo edificio que sumaba más alturas que los

anteriores. Dos personajes gallegos se encargaron de potenciar la política

turística del Gobierno, el Ministro Sr. Fraga Iribarne se vio obligado a

zambullirse en las aguas de Palomares acompañado por el Embajador de los

Estados Unidos para demostrar la nula radioactividad de las aguas de la Costa

de El Sol consecuencia de las bombas desprendidas accidentalmente del

bombardero americano. Su mano derecha el Sr. Cabanillas Gayas sustituye

en el Ministerio a Fraga tras su cese y retiro a la Embajada Londinense por su

contestación política en el caso “Matesa”. En la famosa película de la época “El

Turismo es un gran invento”, el Alcalde Martínez Soria y el Secretario del

Ayuntamiento Sr. López Vázquez, nos aleccionaron jocosamente de por donde

iban a ir los tiros de la ambición pueblerina en la explotación turística.

Y para imitador Sanxenxo. El Delegado Provincial de Turismo invita al

correspondiente Alcalde a que organice en Sanxenxo el “Día del Turista” con

toda la parafernalia folklórica de misses y agasajos. Y así en el año 1966

Sanxenxo tiene el privilegio de ser la primera villa de Galicia en la organización

de tal evento. Fiesta que aún hoy perdura, como lo testimonian cada 25 de

agosto las filas de turistas que esperan pacientemente en la explanada del

puerto, las sardinas asadas y blanco y tinto del país, en donde los turistas de A

Carabuxeira, Fontoira, Padriñán y Nantes ocupan lugar preferente y obtienen el

galardón a la fidelidad y al consumo.

Y si los aludidos turistas se conforman con la ración de sardinas, otros

se dedicaron a imitar al Levante Español en la “política del ladrillo”.

Naturalmente, si en la Manga se estaba construyendo encima de la propia

Playa ante la permisibilidad y ceguera general, en Sanxenxo no íbamos a ser

menos, y así en el año 1970 la Sección de Patrimonio del Estado, previo

informe favorable de la Comandancia Militar de Marina, saca a subasta un

sobrante de vía pública colindante con la Playa de A Carabuxeira, que se

adjudicó al comprador por 150.000,oo pesetas. Nadie sabe de que se valió el

funcionario de turno para demostrar que una playa dispone de sobrantes de

terreno, y más, como en este caso, donde la pleamar máxima equinoccial

invadía el llamado sobrante y en el linde opuesto al mar se emplaza la

carretera de la costa. El caso real es que, acto seguido, el adquirente solicitó

licencia municipal para la construcción de un edificio para bajos comerciales y

72 viviendas con alturas superiores a las siete plantas en la parte del mar. El

terreno en cuestión se situaba fuera de los límites del Plano de Ordenación y

Ensanche de la Villa de Sanxenxo, y por consiguiente la legislación aplicable

no era otra que la Ley del Suelo de 12 de Mayo de 1956. Con aplicación a tal

normativa legal, no procedía otra resolución municipal que la de denegar la

licencia para tal edificación, y así lo acordó la Comisión Municipal Permanente.

La zona no disponía de los servicios urbanísticos básicos como traída de agua

potable ni red de alcantarillado, ni remota posibilidad de dotación. Interpuesto

por el interesado el recurso contencioso-administrativo ante la Audiencia

Territorial de Galicia y el recurso fue resuelto a favor del solicitante,

condenando al Concello al otorgamiento de la licencia solicitada. No le cupo al

Concello la posibilidad de apelar ante el Tribunal Supremo tan lamentable,

desafortunada e injusta sentencia por cuanto la cuantía objeto de litis se fijó en

menos de cincuenta mil pesetas. ¿Qué idus tan extraños concurrieron en este

caso?. ¿De qué normativa legislativa se valió la Sala de lo Contencioso de la

Audiencia Territorial de A Coruña para sancionar la legalidad de la licencia?.

¿Cómo es posible que se determinara una cuantía menor de cincuenta mil

pesetas en un edificio que importaría muchos millones de la época su

realización?. Millones a los que habría que sumar otros muchos por cuanto la

estructura del inmueble, para ganar superficie volada sobre la propia playa,

tuvo que ser calculada sobredimensionando pilares y vigas, con el consiguiente

sobreprecio constructivo. Y ahí permanece el edificio conocido vulgarmente

como El Monstruo de A Carabuxeira para oprobio y vergüenza de quienes lo

hicieron posible, cerrando un espacio público y una ventana a la Ría. En la

licencia de construcción se establecía que los bajos del edificio deberían ser

diáfanos para preservar la vista del mar desde la vía pública. Pleitos y más

pleitos. Ni que decir tiene que el resultado al día de hoy es que de bajos

diáfanos nada....

Hace cinco años, el Alcalde lanzó a los medios de comunicación su firme

intención de derribar el edifico. Parece que contaba con dinero estatal del

Programa de Esponjonamiento de la Costa. Las negociaciones con los

propietarios no fructificaron y la larga sombra del “monstruo” da la bienvenida al

visitante. Es el recibidor de la Villa.

Ya que hemos mencionado a la Sección del Patrimonio del Estado que

en cada provincia está establecida en la Delegación Provincial del Ministerio de

Hacienda, daremos un apunte de cómo se conduce en determinados

momentos a la hora de adjudicar pequeñas porciones de terrenos de su

pertenencia, que una vez adjudicados a los colindantes pasan a engrosar los

solares de la fachada marítima y de esta forma, en vez de frenar, o en su caso,

de alejar la construcción de la primera línea de mar, lo que hacen es achicar los

espacios públicos del propio paseo marítimo y acercar los edificaciones a la

línea del mar. Lo que se debería hacer es declarar esos sobrantes como

pertenecientes al dominio público del espacio marítimo terrestre, con lo cual

tendrían la calificación jurídico-urbanística de inedificables, y no catalogarlos

como suelo urbano constructivo. Y todo, aparentemente, por recaudar cuatro

euros. Digo, aparentemente, porque la clave no es esa. No está en la mísera

recaudación de su valor. La clave está en que en la Sección de Patrimonio

figura catalogado un fichero-inventario con cada una de esas parcelas

sobrantes, a las que cada año hay que hacer singular seguimiento y

defenderlas de la invasión a las que las somete persistentemente el colindante

utilizando sofisticadas artimañas, si se van eliminando por adjudicaciones a los

potenciales usurpadores, van desapareciendo del catálogo y de ahí...... al

dicho popular, “se murió el perro y se acabó la rabia”, que traducido en este

caso al román paladino, “el burócrata se sacude responsabilidad y trabajo”. En

base a lo que aquí se expone, la fachada marítima de la Villa de Sanxenxo se

acercó más a la línea del mar al facilitar el propio Estado con sus terrenos esa

invasión.

Volvamos al ‘efecto Benidorm’. Que Sanxenxo era para los políticos

regionales el elegido referente gallego del pujante municipio levantino, lo

prueba que a finales de los sesenta se procediese a la colocación de la primera

piedra del primer “Complejo Turístico” pontevedrés. Y así el Delegado

Provincial del Ministerio de Información y Turismo acompañado de otras

personalidades procedió a solemnizar el acto de la construcción del Complejo

Turístico Arnelas. El propio Gobernador Civil aprovechando su presencia en la

Villa para la inauguración de la Agrupación Escolar de La Florida, pasó revista

a las obras particulares de los Apartamentos Turísticos Riasol y Also, que ante

el beneplácito general, se estaban construyendo sobre el linde de la Playa de

Lavapanos, y en su discurso dirigido a las autoridades provinciales y

municipales que le acompañaban y en presencia de gente del pueblo y de la

propia comunidad docente, gastó más tiempo en ensalzar las inversiones de

los promotores particulares y la bonanza económica que supondría para los

vecinos de la villa, a los que indirectamente les llamó “vagos” y “pusilánimes”,

“faltos de iniciativa”, por permitir que vinieran otros a explotar las bellezas del

pueblo, ensalzó el espíritu emprendedor de los promotores de los

“apartamentos turísticos” que le acompañaban llamándolos familiarmente por

sus nombres y apellidos, y las referencias al acto de inauguración de tan

importante equipamiento docente apenas unos minutos. En el mismo acto de

la inauguración se alzaron voces altisonantes de los que se consideraron

ofendidos, los acompañantes de la comitiva oficial no daban crédito a lo que

acaban de oír, el rumor se extendió entre el vecindario, y a modo de disculpa

oficial, se hizo saber que el gobernador civil, que en aquellas fechas estaba

soltero, había asistido en la villa de Arcade a un almuerzo con la plantilla y

directiva del Pontevedra, C.F. a la sazón en primera división, y parece ser que

de tanto brindis, vació la copa más de lo que razonablemente el cuerpo

aguanta y la mente soporta..... Vamos, que no estaba en condiciones más que

de dormirla.

Naturalmente, ninguna empresa constructora local estaba en

condiciones de acometer obras de tanta envergadura por no disponer de

personal cualificado ni de maquinaria específica, y ahí comienza el desembarco

de grandes empresas constructoras en la Villa. Dragados y Construcciones

inauguró el ciclo con la adjudicación de los tres complejos reseñados.

Sigamos con el efecto Benidorm para comprobar hasta qué punto los

pueblos con potenciales recursos turísticos veían en él el ejemplo a imitar. En

Sanxenxo recién renovada la Corporación Municipal de 1973 (en aquella época

las Corporaciones Locales se renovaban por mitades cada tres años), una de

las primeras decisiones fue enviar a la zona del Levante Español una

Comisión Corporativa compuesta por tres concejales –dos eran Tenientes de

Alcalde- y un funcionario, para que recorrieran los pueblos más representativos

del turismo, hablaran con sus Alcaldes y trajeran a Sanxenxo sus conclusiones.

Se puso a disposición de los comisionados un taxi de la localidad que los

trasladó de pueblo en pueblo. La conclusión que los ediles sacaron del turístico

viaje es que en Sanxenxo nunca se podría alcanzar el bienestar levantino

mientras no se construyeran grandes edificaciones para apartamentos y

hoteles, así como paseos marítimos, y claro está..... a partir de ahí... manos a

la obra. En aquella época no se establecían en el término municipal sanxenxino

ni diez hoteles. En el año 1989 pasaban ya de cincuenta y al de hoy, más de

ciento cincuenta. Sí, dije bien, más de 150 establecimientos hoteleros. La

diferencia con la costa levantina en donde los grandes hoteles pertenecían a

sólidos grupos empresariales, aquí en Sanxenxo los establecimientos

hosteleros fueron surgiendo aquí y allá, sin las infraestructuras sanitarias

mínimas de abastecimiento y evacuación de aguas residuales conectadas a la

red general, por inexistencia de esta en la mayor parte del municipio. Todos los

establecimientos fuera de los cascos urbanos tradicionales de Sanxenxo y

Portonovo, carecían de licencia municipal, con aperturas de expedientes de

infracción urbanística, pero eso sí, con licencia de la Delegación Provincial de

Turismo (cosas veredes amigo Sancho que farán fablar las piedras…). A eso

se le llama “coordinación entre Administraciones”.

Nace por lo tanto un lobby hotelero que por su poder económico y social

se convierte en grupo de presión para el gobierno local. Los hosteleros se

agrupan en un Centro de Iniciativas Turísticas, marcan las directrices

económicas del presupuesto municipal de cada año (inversiones en

infraestructuras, playas, eventos turísticos, etc.), se hacen oír en cada proceso

electoral con apoyos concretos a candidaturas concretas e inclusión de sus

miembros que pasan a ocupar los primeros puestos en las tenencias de

alcaldía.

Con tanto hotel y con tanto apartamento construido, la fase siguiente es

vender el producto. Y aquí, Sanxenxo se aleja del modelo Benidorm y adopta el

modelo Marbella. Siempre bajo la batuta del lobby hotelero, se diseñan desde

el Concello agresivas campañas publicitarias para reclamo de visitantes en las

ferias del sector turístico más importantes del país e incluso del extranjero. Los

resultados fueron tan óptimos que el éxito desbordó las más optimistas

previsiones de sus artífices, y las consecuencias de tal éxito, traducidas en más

y más construcciones hoteleras y no hoteleras ilegales, fueron tan alarmantes,

que muchos de los promotores de la campaña publicitaria se echaron atrás

negando su apoyo y denunciando las irreparables consecuencias de la

desordenada planificación y mala política general, ni compartir, tampoco, la

promoción made in Marbella de organización de Fiestas Veraniegas para la

gente guapa, elecciones de Lady Sanxenxo y otras presencias municipales en

saraos por el estilo.

Al día de hoy, el Plan General fue encontrando cobijo singular a cada

establecimiento hotelero, fueron legalizándose casi todos, las infraestructuras

sanitarias del abastecimiento de aguas y evacuación de residuales abarcan

más del ochenta por ciento del municipio con lo cual el orden del sector impera

en estos momentos muy satisfactoriamente.

Las referencias al efecto Benidorm en Sanxenxo, se refieren a la masiva

construcción de edificios y hoteles, y las referencias a Marbella se

circunscriben al modelo de promoción turística del municipio, no a otros

aspectos de la actualidad marbellí, que en Sanxenxo no se dieron ni se dan.

La madre del cordero: la contratación del Plan General de Ordenación

Municipal

Los Ayuntamientos, para redacción de Planes Generales de Ordenación

reciben importantes cantidades de dinero de la Comunidad Autónoma, en

cuantía aproximada al 70% de su importe. El precio de licitación supera en

cualquier caso en un municipio costero gallego de la entidad urbanística del

nuestro, y con la problemática de villas, aldeas, lugares, zonas de protección

de costas, forestales, paisajísticas, de patrimonio, etc., los ochenta millones de

pesetas.

Para la contratación del planeamiento se utiliza la modalidad del

“Concurso”. Con esta figura de contratación, el Ayuntamiento puede redactar

unas bases ajustadas a favorecer al equipo urbanístico que más le convenga.

La Comunidad Autónoma impone la designación de un vocal en la Mesa de

Contratación, al objeto de controlar la inversión subvencionada. El Concello

designa los suyos, con mayoría perteneciente al grupo de gobierno, y el órgano

de contratación, por razón de la cuantía, es el propio Alcalde.

Con estos controles, poca maniobra queda para que el concurso se

adjudique a equipo redactor ajeno a los intereses del equipo de gobierno. En

Sanxenxo, sin embargo, las puntuaciones de las valoraciones del conjunto de

las bases premió a un equipo redactor al que tendría que adjudicarse el trabajo,

que acto seguido presentó en registro escrito renunciando a su confección,

alegando “motivos de salud del cabeza del equipo”. El Plan General lo redactó

otro equipo. Todo muy legal. Por lo que conocemos e indagamos en más

municipios, Sanxenxo no es ninguna excepción. Equipos urbanísticos afines

confeccionan los planes generales de Corporaciones afines, como los

arquitectos afines diseñan los edificios públicos de los gobiernos afines. Cerca

de Sanxenxo, casos los que se quieran, de la derecha, izquierda,

nacionalistas... La realidad es esa. Eso si, todo muy legal.

Una vez que se adjudica el Plan, las directrices de su desarrollo no lo

marcan precisamente los representantes municipales en la Oposición. Las

informaciones las manejan quienes las manejan. Lo que si es destacable en

Sanxenxo, es que el Plan General se realizó en dos años cuando hay

municipios muy próximos que llevan más de ocho y de diez. Con tal premura,

poca o nula participación han tenido los estamentos económicos, sectoriales,

culturales, etc. en el diseño del futuro de su municipio. No se le ha dado

oportunidad de participar a la ciudadanía.

Ha sucedido en Sanxenxo que lo plasmado en el Avance del Plan y

mismo en la aprobación inicial difiere bastante de lo aprobado definitivamente.

Y volvemos a la coletilla, “eso si, muy legal”.

Ya con el Plan General en vigencia, en Sanxenxo se creó un Organismo

Autónomo para su desarrollo, la Gerencia Municipal de Urbanismo. En Galicia

están constituidas tres gerencias municipales de urbanismo, que dicho sea,

funcionan a medias. El Alcalde del Ayuntamiento es el Presidente de tal

organismo, y es quien nombra al Gerente como personal de confianza, o sea,

que lo puede destituir en cualquier momento, nombra a otro, y en todo caso,

cesa cuando cese el propio Alcalde, como ha sucedido recientemente. A la

Gerencia Municipal de Urbanismo no se transfirió ningún funcionario

administrativo de la Plantilla, con lo cual, todos los trabajadores de la misma

pertenecen a la plantilla laboral. Las licencias de obra son otorgadas por el Sr.

Presidente delegadas por el órgano competente para su otorgamiento, que es

la propia Alcaldía, y el Consejo de la Gerencia se reúne para entrar en

conocimiento de las obras mayores y de los planes parciales, y demás

instrumentos de desarrollo del planeamiento y de su gestión. El órgano

informante de todos los instrumentos de planeamiento de desarrollo del plan

general cuya aprobación definitiva sea competencia del Pleno Municipal

(Planes Parciales, Estudios de Detalle, Planes Especiales de Reforma Interior)

son informadas por la respectiva Comisión de Estudio e Informe de Urbanismo.

Aún hoy está sin explicar el porqué la Gerencia no cuenta con ningún

funcionario administrativo de carrera. ¿quién da fe administrativa de lo que allí

sucede?.

Forzoso abrir un comentario a la situación competencial que la Ley

7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local reservó para

la figura del Secretario del Ayuntamiento. En la anterior Ley de Bases, de 3 de

Diciembre de 1953, aprobada por Decreto de 24 de junio de 1955 le asignaba,

entre otros, la Jefatura del Personal de todas las Dependencias. La actual le

reserva la fe pública y el asesoramiento legal preceptivo. Como el

asesoramiento legal preceptivo está perfectamente definido y circunscrito a

aquellos asuntos que requieran voto de la mayoría legal de la Corporación, en

el resto el Sr. Alcalde puede prescindir de su asesoramiento e incluso acudir a

una asesoría externa. De hecho cuando el Alcalde recurre a esta asesoría es

porque ha indagado el parecer del Secretario y éste no le es favorable al tema.

Nadie mejor que los interesados para explicarlo: En el diario La Voz de Galicia

del martes día 5 del actual, se inserta una entrevista con el Secretario del

Ayuntamiento de Pontevedra con motivo de su jubilación. En referencia al tema

comentado, cuando el periodista indaga sobre si la Ley de Modernización ha

cambiado radicalmente el funcionamiento de la Administración Local, contesta

el interesado, un profesional con más de cuarenta años en la Administración

Local: Ahora se habla de gobierno municipal más que de Administración local.

Los gobernantes tienen más poder y están menos controlados porque puedan

nombrar, cesar y retribuir libremente a los funcionarios de habilitación nacional.

El que tiene el poder es el que nombra y eso significa una clara politización de

los cargos como el del Secretario, que hoy no es más que un letrado mayor de

la asamblea municipal. La ley nos cambió la función, sólo asesoramos en

materias del Pleno, y el Secretario de la Junta de Gobierno es un concejal””.

Y así nació, creció y murió Sanxenxo. Los promotores tienen su cuota de

responsabilidad, pero no es menor la de las administraciones y otras entidades

de Derecho Público.

Sanxenxo es el paradigma de la destrucción urbanística, consecuencia

de la falta de una política que pensara en el bien común, y donde el crecimiento

armónico, el desarrollo sostenible y la humanización del territorio han pasado a

ser términos entre incomprensibles y molestos.

En la comparación bíblica no faltaría el puñado de monedas, aunque,

que se sepa, nadie se ha ahorcado, ni sus vestiduras han ido a rasgarse contra

los muros del Templo.

IV. A modo de conclusión

No se trataba en esta ponencia de contar la historia de un pueblo, que

nació bello, y lo hicieron crecer en el infortunio urbanístico hasta provocar su

desaparición. Los ponentes hemos nacido allí. Sus calles fueron el escenario

de nuestro juegos infantiles, y las arenas de su playa más querida (ahora

reemplazadas por las de un río de Portugal) el teatro de los sueños, del gol

imposible. Podíamos coger flores en cualquiera de aquellos jardines que casi

todas las casas lucían orgullosas: dalias, geranios y camelias devolvían

coloreada la luz del sol, y, convertida en una sinfonía de fragancias, el agua de

la lluvia. Olía el pueblo a pan nuevo. En el verano llegaban los bañistas, los

veraneantes, os madrileños (daba igual de dónde fueran), o los señoritos, que

de todas esas formas (y otras menos amables) se les conocía. Después se

iban, y cuando los fuegos de Santa Rosalía se apagaban y los caballitos, los

coches eléctricos y la tómbola El Maño recogían sus barracas la luz se

adueñaba del tiempo y todo era nostalgia… otra vez la vida volvía al sonido de

las fichas de dominó, a los tapetes verdes del Pequeño Bar, a los recados, y a

los partidos de fútbol en Silgar.

No es la historia de nuestro pueblo lo que importa. Son las causas de su

destrucción lo que tratábamos de explicar, y, por extensión, la del deterioro de

todo el entorno de las Rías Baixas. Lo que posiblemente no pudimos nunca

imaginar es que a Sanxenxo se lo tragaran sus casas, animados sus dueños

por la búsqueda de El Dorado. En Sanxenxo, como entre los buscadores de

oro, valió todo.

Le dimos la espalda a nuestro mejor aliado. El mar, nuestra razón de

ser, el mar de colores alentados por una atmósfera límpida, las olas de gesto

serio, las arenas blancas en permanente abrazo con el agua de sabor a sal y

algas. Veíamos el mar desde el mirador de la entrada del pueblo hasta el fin del

mundo, en otra época asentado en A Lanzada. Ahora el mar sólo aspira a ser

visto desde las ventanas y balcones construidos sobre la costa, que se alzan

como un nuevo muro vergonzante, solo que esta vez no lo han levantado

fuerzas de ocupación, sino los propios habitantes de la Villa y Municipio de

Sanxenxo.

Y ahora el mensaje es que el desarrollo era inevitable, que nos visitan

cientos de miles de personas al año, que el Puerto Deportivo Juan Carlos I es

el más importante de Galicia, que de allí salió la Volvo Ocean Race (la Vuelta al

Mundo en velero), que a todos nos irá mejor…

La verdad es que lo único inevitable, ya irreparable, es el daño causado.

Sanxenxo es la Pompeya urbanística, desaparecido bajo las lavas del volcán

de la especulación. Y lo peor es que solo nos queda identificar a los responsables, porque culpables hemos sido todos.

VICTORIANO A. OTERO IGLESIAS

ANTONIO CASTRO MARTÍNEZ

Etiquetas:

1 Comentários:

  • Mis felicitaciones .Soy veraneante en sanxenxo desde que nací hace 33 años y hacía tiempo que me preguntaba como es posible que a lo largo de este tiempo fuesen desapareciendo los pocos restos que yo pude conocer de lo que en otros tiempos llegó a ser más mágico si cabe de lo que yo conocí.Las casas de conchas, las villas de Silgar, el pequeño puerto pesquero...Ya nadie se puede bañar en la panadeira y mucho menos en lavapanos sin que te salgan al día siguiente granos en la piel , o sin que notes un día si y otro también olor a cloaca. Debajo de los lodos de Lavapanos han quedado enterrados mis recuerdos infantiles pescando quisquillas, recogiendo caramuxos, nécoras, centollos, bucear con el tridente hasta sorprender a las sollas y los chocos. El mar de la panadeira y lavapanos fue para mi el hogar de la alegria,de amistad, de juegos, de agua limpia, descubrí la naturaleza del mar, esa que se te mete dentro para no olvidarla jamás,los caballitos y las arañas de mar...Cuando vuelvo a Sanxenxo no lo reconozco. Viene gente buscando juerga, copas, y no se dan cuenta del precio que Sanxenxo ha pagado para ofrecer a gente que no ha conocido como era , que no lo valora y le da igual que las playas desaparezcan a un ritmo ya imparable y haya que llenarlas de arena artificial todos los años, que lavapanos se cubra de lodo y fango, que de la caramuxeira ya sólo queden sus huesos...Todo para que los de siempre, y lo peor de todo es que son gallegos y pontevedreses, se lleven los cuartos y luzcan palmito orgullosos como si hubiesen hecho algo por Sanxenxo además de destrozarlo. Todo para que cuatro niños pijos anden haciendo botellón en las playas y en la explanada de un monstruoso puerto que devora todos los arenales, todo para que un puñado de ignorantes intelectuales y capitalistas egocéntricos presuman de barco. El problema de fondo no es Sanxenxo,es la sociedad en la que vivimos, dirigida por ignorantes corruptos, analfabetos que apenas pasaban de curso, jefes, consejeros delegados, concejales que no saben otra cosa más que lucir el apellido de su cargo, que sólo sirve para llevarse el dinero de la gente por saber hacer nada.

    Por Anonymous Anónimo, Às 8:37 da tarde  

Enviar um comentário

Subscrever Enviar comentários [Atom]



<< Página inicial